Cannabis y salud cardiovascular: declaración científica de la AHA

  • Page RL et al. Circulation 5 de agosto de 2020

  • Informes clínicos
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Reseñado por Emily Willingham, PhD| Informes Clínicos | 14 de agosto de 2020

Conclusión práctica

  • Un pequeño número de estudios demuestran que el cannabis no tiene beneficios cardiovasculares (CV), pero sí conlleva un aumento del riesgo para algunas enfermedades CV, según una declaración científica de la American Heart Association (AHA).

  • Los autores solicitan más estudios y la reclasificación de la sustancia en los Estados Unidos de una sustancia controlada de clase I (es decir, sin uso médico aceptado) para facilitar estudios rigurosos.

Relevancia

  • El cannabis no está regulado de forma homogénea a nivel estatal en los Estados Unidos, ni tampoco a nivel global. 

  • Sin embargo, su consumo medicinal o recreativo está aumentado.

  • En una comunicación de prensa, la dirección del grupo de estudio solicitó más estudios que puedan proporcionar “información científica válida basada en evidencias” sobre los efectos CV de la sustancia.

Resultados fundamentales

  • Los estudios observacionales y/o retrospectivos a corto plazo parecen apuntar a cierto riesgo CV asociado al uso de cannabis, incluyendo infarto de miocardio, arritmias y un aumento transitorio de la presión arterial.

  • Los estudios centrados únicamente en el cannabidiol sugieren algún beneficio CV relacionado con sus propiedades antiinflamatorias y relajantes.

  • El cannabis fumado/inhalado se relaciona con diversos desenlaces CV negativos con tasas más altas en aquellos estados que han legalizado la droga.

  • Se debería animar a los pacientes a ser sinceros con sus médicos sobre su uso de cannabis.

  • El vapeo sigue siendo un riesgo de lesiones pulmonares asociadas con productos de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo.

  • Los estudios también parecen indicar alivio del dolor y beneficios asociados al envejecimiento en personas mayores, pero la interacción con otros fármacos (p.ej., estatinas) podría ser motivo de preocupación.

  • Su uso si existen cardiopatías es preocupante debido a la potencial falta de oxígeno y al riesgo de infarto de miocardio.