Cáncer de testículo: ¿qué se dice en YouTube? ¿podemos fiarnos?

  • Daniela Ovadia, MD

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los vídeos publicados en la plataforma YouTube sobre el cáncer testicular no pueden considerarse una fuente de información fiable para los pacientes. Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores de la Universidad Federico II de Nápoles tras realizar una extensa investigación. Aunque la primera reacción del médico podría ser, por deformación profesional,desaconsejar la búsqueda de información en internet, es interesante conocer la calidad de lo que realmente aparece, evaluada objetivamente, tal y como hicieron los autores del estudio publicado en el International Journal of Urology. Sus conclusiones: algunos temas están mejor presentados que otros.

YouTube, la segunda página plataforma más popular del mundo con más de mil millones de horas de vídeo reproducidas cada día, es también una fuente de información médica. Los investigadores napolitanos realizaron una búsqueda con la palabra clave "cáncer testicular" y seleccionaron los primeros 150 vídeos presentados por la plataforma. Tras descartar los vídeos que no estaban en inglés, los que duraban más de 50 minutos y los duplicados, se quedaron con 121 vídeos con los que realizar una revisión sistemática. Se utilizaron las siguientes herramientas: PEMAT A/V (herramienta validada que evalúa la comprensión y facilidad de uso del material educativo para los pacientes), escala de desinformación de 6 ítems (creada específicamente para evaluar la relevancia de la información) y DISCERN (herramienta validada que evalúa la fiabilidad de una publicación como fuente de información para la elección del tratamiento).

El análisis mostró que la comprensión de los vídeos era del 60 % y su facilidad de uso del 100 %. En general, la puntuación de desinformación indica una mala calidad de los contenidos. El tema de la autopalpación suele faltar o estar mal presentado y los factores de riesgo y la fisiopatología del cáncer no están bien descritos. La información es especialmente incorrecta o engañosa cuando se habla de los efectos del cáncer en la fertilidad. No hay diferencias relevantes entre los vídeos publicados en el pasado (2009-2014) y los más recientes (2015-2020). Restringiendo el análisis a los 54 vídeos que mencionaban tratamientos, los autores encontraron en cambio una buena fiabilidad del contenido.

"La calidad general de los contenidos sobre el cáncer testicular que ofrece YouTube es, por desgracia, insatisfactoria", concluyen los autores del estudio, "hasta la fecha, YouTube no puede recomendarse como fuente fiable de información sobre el cáncer testicular". Sin embargo, el artículo menciona que el número de vídeos sobre el tema subidos por fundaciones y organizaciones sanitarias ha aumentado recientemente, lo que podría contribuir a la difusión de material valioso a través de una herramienta que, también debido a la pandemia, es cada vez más utilizada.
 

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis Italia.