Cáncer de próstata: la suspensión de denosumab provoca disminución de la masa ósea

  • Univadis
  • Clinical Summary
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusión práctica

  • En hombres con cáncer de próstata no metastásico, la suspensión de denosumab después de detener el tratamiento de privación androgénica produjo una media de pérdida de hueso del 2 -5 %.

Relevancia

  • En la actualidad, no hay guías oficiales sobre cómo conservar la masa ósea obtenida durante el tratamiento con denosumab ni sobre cómo prevenir fracturas tras suspender dicho tratamiento.
  • En general, se recomienda que los pacientes en quienes se suspenda denosumab reciban tratamiento de seguimiento con bisfosfonatos y se sometan a supervisión estrecha.

Diseño del estudio

  • Estudio retrospectivo de cohortes de 50 pacientes con cáncer de próstata no metastásico que recibieron radioterapia y tratamiento de privación androgénica entre el 1 de junio de 2018 y el 1 de junio de 2021.
  • Financiación: ninguna.

Resultados fundamentales

  • El tratamiento medio con denosumab fue de 10 inyecciones, y el 88 % de los pacientes recibió aportes suplementarios de calcio y vitamina D.
  • Después de una media de 5,0 meses tras la última inyección de denosumab, las puntuaciones T medias de densidad de masa ósea fueron de 0,8, −0,2 y −0,9 en la columna vertebral, la cadera, en su totalidad, y el cuello femoral, respectivamente.
  • Entre los pacientes que recibieron zoledronato (n = 9), la densidad de masa ósea se mantuvo en la columna vertebral y en el cuello femoral después de una media de 16 meses (cambio porcentual medio: 0,56 % y −1,5 %, respectivamente; p ≥ 0,36 para ambos), pero disminuyó de forma significativa en la cadera, en su totalidad (cambio porcentual medio: −1,4 %; p = 0,02).
  • En los pacientes que no recibieron zoledronato (n = 24) se produjo una disminución significativa de la densidad de masa ósea en la columna vertebral, la cadera, en su totalidad, y el cuello femoral (cambio porcentual medio: −4,9 %, −1,9 % y −2,4 %, respectivamente; p ≤ 0,01 para todos) entre la primera y la segunda radioabsorciometría de doble energía.
  • Solo 1 paciente sufrió fracturas tras la suspensión de denosumab.

Limitaciones

  • Observacional.