Cáncer de próstata: directrices para la radioterapia durante la pandemia de COVID-19

  • Zaorsky NG & al.
  • Adv Radiat Oncol
  • 1 abr. 2020

  • de Deepa Koli
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Durante la pandemia de COVID-19, los pacientes con cáncer de próstata necesitan planes de radioterapia que conserven los recursos y permitan la seguridad de su tratamiento.
  • Un grupo de expertos en oncología radioterápica de Estados Unidos y del Reino Unido realizó una revisión sistemática y acordó un conjunto de recomendaciones.

Recomendaciones clave

  • Visitas a distancia:
    • Todas las visitas deberían cambiarse por visitas de telemedicina; pocos pacientes requieren que la visita sea en persona.
  • En el caso de enfermedad con riesgo bajo e intermedio favorable:
    • el tratamiento puede retrasarse de forma segura hasta durante 12 meses, ya que estos pacientes presentan resultados favorables con espera vigilante, monitorización activa o vigilancia activa.
  • En el caso de enfermedad de riesgo elevado:
    • el tratamiento de privación androgénica (TPA) puede permitir aplazar más la radioterapia durante 4-6 meses.
    • Si no puede administrarse el TPA, en los pacientes con tiempos de duplicación de PSA rápidos (≤ 3 meses), los beneficios del tratamiento inmediato durante un período de posible curación deben sopesarse frente a la exposición a COVID-19 y a la morbimortalidad posterior.
    • Debe evitarse la prolongación significativa del TPA más allá del tratamiento estándar.
    • Si se considera que el tratamiento es necesario y seguro, debe adoptarse el calendario de fraccionamiento más corto.
    • En el caso de cáncer de próstata localizado de riesgos intermedio y elevado debe utilizarse ultrafraccionamiento.
    • En el caso de los pacientes posprostatectomía, se prefiere un régimen con hipofraccionamiento moderado.
    • En el caso de enfermedad M1 de bajo volumen, pueden administrarse 6 fracciones de 6 Gy de radioterapia corporal estereotáctica.