Cáncer colorrectal metastásico: nueva opinión de especialistas

  • Lau DK & al.
  • Expert Rev Anticancer Ther
  • 18 mar. 2020

  • de Jim Kling
  • Univadis Clinical Summaries
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • Una actualización del Grupo de Ensayos Gastrointestinales de Oceanía describe las opciones de tratamiento dirigido en diversas subpoblaciones moleculares de cáncer colorrectal (CCR) metastásico (m).

Por qué es importante

  • La mejora de la comprensión de los subgrupos de CCRm está impulsando una mayor adopción de los tratamientos dirigidos.

Puntos clave

  • El tratamiento del CCR avanzado debe incluir la evaluación molecular temprana y la revisión interdisciplinaria.
  • El CCRm puede dividirse en la actualidad en 6 grupos clínicos/moleculares que orientan la elección del tratamiento: lado izquierdo con RAS de tipo natural (TN); lado derecho con RAS TN; RAS con mutaciones; BRAF con mutaciones, sobreexpresión de HER2; y deficiencia en la reparación de los errores de emparejamiento (DREE), que puede superponerse a BRAF con mutación.
  • En el caso del CCRm con RAS TN, el mejor tratamiento de los tumores del lado izquierdo es la quimioterapia o el tratamiento contra el receptor del factor de crecimiento endotelial (anti-EGFR) y, en los tumores del lado derecho, una combinación de bevacizumab y quimioterapia.
  • Debe determinarse el estado de REE.
    • La deficiencia de REE pronostica el beneficio de los inhibidores de punto de control inmunitario.
    • Estos fármacos están aprobados para el tratamiento en una línea posterior en este grupo, tanto en el CCRm como en otros tumores sólidos, pero no se ha determinado el momento óptimo de los tratamientos inmunooncológicos.  
  • En el caso de los pacientes con mutaciones BRAF V600E, el tratamiento con combinaciones de inhibidores de BRAF y de MEK en combinación con agentes contra el EGFR, ha demostrado ser prometedor en un ensayo en fase III.
  • El ADN tumoral circulante puede mejorar la toma de decisiones clínicas mediante el seguimiento de las cargas tumoral y mutacional.