Bajas dosis de ácido acetilsalicílico podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer de hígado (N Engl J Med)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

El consumo a bajas dosis de ácido acetilsalicílico puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de hígado o la mortalidad relacionada por enfermedades hepáticas, según un estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) que ha sido publicado en The New England Journal of Medicine.

"Las tasas de cáncer de hígado y de mortalidad por enfermedad hepática están aumentando a un ritmo alarmante en Estados Unidos y Europa. A pesar de esto, no existen tratamientos establecidos para prevenir el desarrollo de cáncer de hígado o para reducir el riesgo de muerte relacionada con este órgano", han explicado los científicos responsables del trabajo.

Para el análisis, examinaron información de registros suecos sobre 50.275 adultos con hepatitis viral crónica, infección hepática causada por los virus de la hepatitis B o C y que es el factor de riesgo más común para el cáncer de hígado.

Durante un seguimiento de casi 8 años, el 4% de los pacientes que tomaron ácido acetilsalicílico en dosis bajas (menos de 163 mg/día), frente al 8,3% de los no consumieron este medicamento, desarrollaron cáncer de hígado. Además, los autores observaron que aquellos que habían tomado ácido acetilsalicílico tenían un 31% menos de riesgo de desarrollar este tumor.

Ahora bien, el estudio ha mostrado que cuanto más tiempo toma una persona una dosis baja de Aspirina, mayor es el beneficio. En comparación con el uso a corto plazo (3 meses a 1 año), el riesgo de cáncer de hígado fue un 10% más bajo por cada año o tres años de consumo, un 34% más bajo por 3-5 años y un 43% más bajo por 5 o más años de uso.

Además, las muertes relacionadas con enfermedades hepáticas ocurrieron en el 11% de las personas que tomaban ácido acetilsalicílico, en comparación con el 17,9% de los que no llevaban 10 años tomándosela. Estos beneficios se observaron independientemente del sexo, la gravedad de la hepatitis o el tipo de virus de la hepatitis (B o C).

El riesgo de hemorragia interna, una preocupación al tomar Aspirina a largo plazo, no fue significativamente elevado entre los que la consumieron. "Este es el primer estudio a gran escala a nivel nacional que demuestra que el uso de ácido acetilsalicílico se asocia con un riesgo a largo plazo significativamente reducido de cáncer de hígado y mortalidad por enfermedades que afectan al hígado", concluyen los investigadores.