Avances hacia una nueva vacuna contra Clostridium difficile (J Biol Chem)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido) han identificado por primera vez un gen de la bacteria Clostridium difficile, responsable de producir una proteína que ayuda a unir la bacteria al intestino de sus huéspedes.

En colaboración con investigadores de la Universidad Paris-SUD (Francia), mostraron que los ratones vacunados con esta proteína generaban anticuerpos específicos contra la proteína, y que las bacterias que no producían esta proteína presentaban menos capacidad de adherirse al intestino.

La bacteria Clostridium difficile debe unirse al intestino para producir la toxina que causa la enfermedad, y el equipo espera que la vacuna contra esa fijación sea efectiva en humanos.

Actualmente no existe un uso amplio de la vacuna contra Clostridium difficile. Algunas vacunas basadas en toxinas se encuentran actualmente en ensayos clínicos, pero la nueva investigación ofrece un enfoque prometedor.

Las infecciones por Clostridium difficile, que habitualmente afectan a personas que han tomado antibióticos recientemente, pueden causar enfermedades graves y provocar miles de muertes cada año, especialmente entre los ancianos y otros grupos vulnerables.

"La infección por Clostridium difficile a menudo ocurre cuando las bacterias intestinales naturales son alteradas por antibióticos -explica el autor Stephen Michell-. Al faltar otras bacterias, Clostridium difficile puede adherirse al intestino y liberar una toxina que causa síntomas como diarrea.

En el estudio publicado en el Journal of Biological Chemistry, "identificamos un gen, CD0873, que genera una proteína que ayuda a que Clostridium difficile se una al intestino. Se cree que esta unión es clave para las infecciones por Clostridium difficile, por lo que si podemos evitar la adhesión de bacterias, existe una posibilidad real de prevenir esta enfermedad", añade.

Los investigadores inmunizaron a los ratones con la proteína CD0873 de forma aislada (no como parte de una bacteria) y obervaron una respuesta inmune fuerte.

Cuando posteriormente se expusieron a Clostridium difficile, los ratones inmunizados no se vieron afectados, mientras que los ratones no inmunizados enfermaron y perdieron alrededor del 10% de su peso corporal en promedio.