Avances hacia la vacuna contra el virus de Epstein-Barr (Immunity)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Un equipo de investigación dirigido por científicos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos ha determinado cómo varios anticuerpos inducidos por el virus de Epstein-Barr (VEB), causante de la mononucleosis infecciosa y asociado a ciertos cánceres, bloquean la infección de células cultivadas en el laboratorio. Su estudio se publica en Immunity.

Posteriormente, utilizaron esta información para desarrollar nuevas vacunas candidatas que en animales provocaron respuestas potentes de anticuerpos anti- VEB que bloquearon la infección de los tipos de células involucradas en los cánceres asociados con el VEB.

El virus está asociado con ciertos cánceres (nasofaríngeos y gástricos) de células epiteliales, así como linfomas de Burkitt y Hodgkin. En todo el mundo, aproximadamente ocurren anualmente 200.000 casos de cánceres asociados al VEB, que dan lugar a 140.000 muertes.

Jeffrey I. Cohen y Wei Bu, ambos del NIAID, lideraron la investigación. Los esfuerzos anteriores para desarrollar una vacuna contra el VEB se centraron en una proteína de superficie viral, gp350, que el virus utiliza para penetrar en los linfocitos B. Sin embargo, el VEB no solo infecta estas células, sino también las células epiteliales que recubren la boca y la parte superior de la garganta. Estas células generalmente se infectan después del contacto con la saliva de un individuo infectado con VEB.

La nueva investigación ayuda a definir las contribuciones de los anticuerpos neutralizantes de virus distintos de los dirigidos a gp350 en los linfocitos B. Entre otros hallazgos, el equipo determinó que los anticuerpos contra proteínas virales denominados complejos gH/gL desempeñan un papel importante en la inhibición de la fusión de VEB con células epiteliales.

Los científicos desarrollaron dos vacunas candidatas, una diseñada para obtener anticuerpos contra gH/gL en células epiteliales y otra que incluía gH / gL y otra proteína viral, gp42. El equipo probó las vacunas en una serie de experimentos en ratones y monos. En ambos modelos animales, cada una de las vacunas experimentales indujo anticuerpos que inhibieron poderosamente la fusión de las células epiteliales. La vacuna que contiene gp42 indujo anticuerpos inhibidores de la fusión de células B más fuertes que la que contenía solo gH/gL.

A diferencia de la vacuna de VEB gp350 candidata, que protege solo a las células B de la infección, las vacunas candidatas descritas en el nuevo artículo provocaron anticuerpos que podrían evitar que el VEB se fusione tanto con las células epiteliales como con los linfocitos B y, por lo tanto, pueden brindar protección independiente del tipo de célula, notan los autores. El equipo planea desarrollar aún más una de las construcciones de vacunas con miras a los ensayos en humanos.