Aumentan la depresión, las ideas suicidas y el abuso de alcohol entre la Generación X (Am J Public Health)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los indicadores de desesperación (depresión, ideación suicida, uso de drogas y abuso de alcohol) están aumentando entre los estadounidenses pertenecientes a la Generación X (nacidos en 1974-1983) en la mayoría de los grupos demográficos, según una nueva investigación liderada por Lauren Gaydosh, de la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos), y publicada en el American Journal of Public Health.

En 2016, la esperanza de vida en Estados Unidos comenzó a disminuir por primera vez en casi un cuarto de siglo y los investigadores teorizaron que esto se debió a un marcado aumento en las muertes por sobredosis de drogas, cirrosis alcohólica y suicidio entre los blancos de mediana edad con baja educación o en áreas rurales. En aquel momento, esto se explicaba por un empeoramiento de las perspectivas de empleo, acompañado de una percepción decreciente del estatus socioeconómico y una erosión de los apoyos sociales.

"Lo que queríamos hacer en este artículo era examinar si los factores que pueden predecir las causas de la muerte -el uso de sustancias, la ideación suicida y la depresión- están aislados de ese subgrupo de población en particular, o si se trata de un fenómeno más generalizado", explica Gaydosh.

Para ello, recurrieron al estudio National Longitudinal Study of Adolescent to Adult Health (Add Health), que hizo un seguimiento de la salud física y mental de miles de estadounidenses nacidos entre 1974 y 1983, desde la adolescencia hasta finales de los 30 y principios de los 40 años en 2016-18.

"La desesperación ha aumentado en esta cohorte, pero los aumentos no se limitan a los blancos no hispanos con baja educación. En cambio, el aumento de la desesperación que ocurre a lo largo de los años 30 es generalizado a toda la cohorte, sin importar la raza, el origen étnico, la educación y la geografía", comenta la investigadora.

Aunque los patrones de consumo de alcohol, uso de drogas y síntomas de salud mental variaban según las razas y los niveles de educación (los blancos eran más propensos a beber en exceso en la adolescencia, mientras que los hispanos y los afroamericanos de todas las edades eran más proclives a síntomas depresivos, por ejemplo), las tendencias eran, en general, las mismas.

La adolescencia es una etapa difícil para todos, seguida de un período de mejoría sobre los 20 años. Sin embargo, cuando los adolescentes tenían más de 30 años, los indicadores de desesperación estaban volviendo a la normalidad, y en algunos casos eran más altos para las poblaciones minoritarias que para los blancos con bajo nivel de educación o los adultos rurales.

Gaydosh y colegas señalan que estos hallazgos deben ser motivo de preocupación, ya que sugieren que la mortalidad en la mediana edad podría comenzar a aumentar en una amplia gama de grupos demográficos. "El esfuerzo para reducir estos indicadores de desesperación no deben dirigirse sólo a los blancos rurales, por ejemplo, porque estamos descubriendo que estos patrones están generalizados en toda la población", concluye.