Aumentan a cuatro los casos de ébola detectados en la ciudad congoleña de Goma


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Los equipos médicos han confirmado un cuarto caso de ébola en la ciudad congoleña de Goma, los dos últimos vinculados a un hombre que perdió la vida esta misma semana, según un nuevo balance del Gobierno de República Democrática del Congo (RDC).

El segundo paciente, identificado como un hombre de 46 años, falleció el miércoles después de que, según las autoridades, acudiese demasiado tarde al médico. Contrajo el ébola al desplazarse a una zona minera de la provincia de Ituri, una de las dos afectadas por el brote, según el portal Actualité.

En este sentido, Jean-Jacques Muyembe, responsable de la secretaría técnica para la respuesta contra el ébola, ha indicado que el segundo paciente "tardó al menos diez días" en acudir a un centro médico tras presentar síntomas. "Se presentó en un estado muy avanzado. Falleció al día siguiente", ha manifestado, antes de agregar que entre las personas a las que ha contagiado el virus figuran su esposa y sus diez hijos.

En total, los servicios médicos han rastreado a casi 200 personas que tuvieron un contacto con este hombre para tratar de contener la expansión de la enfermedad. Muyembe ha recalcado que "Goma es un punto importante" en la lucha contra el brote debido a que se encuentra en la frontera con Ruanda y es un punto de transporte hacia la capital, Kinshasa.

"Haremos todo lo posible para que la epidemia no continúe en Goma", ha manifestado, antes de indicar que "la mayoría de los contactos (del segundo paciente) habían sido vacunados". "Hacemos todo lo posible para que el virus no atraviese las fronteras", ha remachado.

Naciones Unidas y las ONG que colaboran en la emergencia han dado la voz de alarma por la falta de control de un brote que precisamente este 1 de agosto cumple su primer aniversario. En julio, entre 80 y 100 personas fueron diagnosticadas cada semana, lo que ha elevado a casi 2.700 el número de contagios.

El número de fallecidos ya supera los 1.800 y preocupa especialmente que Goma pueda convertirse en un nuevo foco del brote, en la medida en que en esta ciudad viven unos dos millones de personas. El Gobierno ruandés negó el jueves que hubiese cerrado la frontera con la RDC para evitar la llegada del virus.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU ha expresado su preocupación por la situación y ha resaltado que "la enfermedad podría expandirse rápidamente, incluidos los países vecinos, lo que posiblemente tendría consecuencias humanitarias graves e impactaría sobre la estabilidad regional".

El organismo ha resaltado la necesidad de una cooperación y coordinación con el Gobierno de RDC para hacer frente al brote y ha hecho hincapié en el "complicado clima de operaciones" debido a la inseguridad en la zona.

Así, ha recalcado que el conflicto en las provincias afectadas "está dificultando de forma grave los esfuerzos de respuesta y facilitando la expansión del virus en RDC y la región", al tiempo que ha pedido un alto el fuego inmediato a todos los grupos armados. "El Consejo de Seguridad condena en los términos más firmes todos los ataques y amenazas dirigidos contra el personal médico", ha dicho, antes de pedir "un acceso seguro y sin restricciones a los trabajadores humanitarios y sanitarios".

Por último, ha subrayado la importancia de reforzar el apoyo internacional, incluidas las "contribuciones financieras a la respuesta, apoyo técnico, cooperación científica y recursos humanos para controlar la enfermedad de forma permanente y exitosa".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 18 de julio el brote como una emergencia de salud pública internacional.