ATS 2019—La vacuna antigripal en la EPOC redujo las hospitalizaciones por gripe


  • Tara Haelle
  • Conference Reports
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • La vacuna antigripal redujo las hospitalizaciones asociadas con gripe confirmada en laboratorio en un 22-43 % en los pacientes con EPOC desde la temporada 2010-2011 hasta 2015-2016.

Por qué es importante

  • Los pacientes con EPOC presentan un mayor riesgo de morbilidad por la gripe, pero la eficacia de la vacuna antigripal varía según la temporada y los datos en los pacientes con EPOC son limitados.

Diseño del estudio

  • Estudio con diseño de resultados negativos en las pruebas de laboratorio en el que participaron 21 748 adultos con edades ≥66 años con EPOC diagnosticada por un médico que fueron hospitalizados durante las temporadas de gripe de 2010-2011 a 2015-2016 en Ontario (Canadá) y se sometieron a una prueba analítica de gripe en los 3 días anteriores a la hospitalización o durante ella.
  • El estado de vacunación antigripal se determinó mediante las reclamaciones de facturas.

Resultados clave

  • El 56 % de la población había recibido la vacuna antigripal.
  • El 16,7 % de los adultos obtuvo resultado positivo en el análisis para detectar la gripe, lo que incluye un 15,3 % de adultos vacunados (n = 12 174) y un 18,6 % de adultos sin vacunar (n = 9574).
  • Después del ajuste por las covariables, la vacunación redujo la posibilidad de confirmación analítica de gripe en un 22 % (IC del 95 %: 15-27 %), una eficacia similar a la obtenida en las personas sin EPOC.
  • En el segundo análisis corregido por los posibles errores de clasificación del estado de vacunación se obtuvo: un 43 % de eficacia (IC del 95 %: 35-52 %).
  • La eficacia de la vacuna no varió significativamente en los análisis por subgrupos ni por factores relacionados con el paciente, la EPOC o la obtención de muestras. 

Limitaciones 

  • El uso de gripe confirmada en el laboratorio puede infravalorar la incidencia de gripe.
  • No se reflejó el estado de vacunación en su totalidad.
  • Es posible la confusión residual.
  • Los análisis por subgrupos posiblemente no tienen la potencia suficiente.