ASCO-GU 2019—El tratamiento de privación androgénica con abiraterona y prednisona ofrece ventajas en la supervivencia global en el cáncer de próstata metastásico


  • Melissa Pandika
  • Univadis
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Punto clave

  • En el análisis final de un ensayo en fase III, el tratamiento con acetato de abiraterona y prednisona (AA + P) en combinación con el tratamiento de privación androgénica (TPA) continuó mostrando una ventaja significativa en la SG en comparación con el tratamiento con placebo + TPA en los pacientes con cáncer de próstata para el que no se han sometido a castración, metastásico, de diagnóstico reciente y de riesgo elevado (CPSCm DxR-RE).

Por qué es importante

  • Los resultados respaldan la adición de AA + P al TPA como tratamiento de referencia en el CPSCm DxR-RE.

Diseño del estudio

  • Se trata del análisis final del ensayo en fase III LATITUDE, en el que se asignó de modo aleatorio a 1199 pacientes en proporción 1:1 a recibir AA (1 g una vez al día) + P (5 mg una vez al día) + TPA o placebo + TPA.
  • El criterio de valoración principal fue: la SG.

Resultados clave

  • La mediana del seguimiento fue: 51,8 meses.
  • La mediana de la SG fue: 53,3 meses en el grupo de AA + P + TPA y 36,5 meses en el grupo de placebo + TPA (HR: 0,7; p 
  • La mediana del tiempo transcurrido desde la aleatorización hasta la progresión con el tratamiento posterior o la muerte fue: 53,3 meses en el grupo de AA + P + TPA y 30,1 meses en el grupo de placebo + TPA (HR: 0,6; P 
  • Aparecieron acontecimientos adversos graves en: el 32,2 % de los pacientes en el grupo de AA + P + TPA y el 25,1 % de los pacientes en el grupo de placebo + TPA.
  • Los resultados coincidieron con los análisis intermedios, en los que el tratamiento con AA + P + TPA también demostró un beneficio significativo en la SG.

Limitaciones

  • Dado que el tratamiento con AA + P + TPA es para un trastorno que necesita tratamiento, alcanza criterios de valoración significativos, muestra una toxicidad aceptable y no pone en peligro la eficacia del tratamiento posterior, aunque podría cambiar la práctica clínica, pero solo si está disponible y es asequible.