ASCO 2022 — Presente y futuro de las tecnologías digitales centradas en los pacientes en oncología

  • Univadis
  • Conference Report
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusión práctica

  • La tecnología de los telèfonos móviles relacionada con la salus móvil puede ayudar a concienciar a los médicos sobre la experiencia de los pacientes, orientar las intervenciones y, en última instancia, mejorar la atención.
  • Los resultados notificados por los pacientes recogidos electrónicamente no son útiles a menos que las herramientas (aplicaciones, interfaces y otras) estén integradas en las historias clínicas electrónicas y los procedimientos de atención.
  • Los dispositivos digitales que permiten la recogida de medidas objetivas del estado físico pueden mejorar el pronóstico en los pacientes con cáncer.
  • La implantación con éxito de tecnología innovadora centrada en los pacientes en la práctica clínica exige una planificación cuidadosa.

Los datos recogidos en los últimos años han demostrado que el uso de herramientas de salud para los teléfonos móviles puede ofrecer beneficios a los pacientes con cáncer, tanto en calidad de vida como en resultados. Por lo tanto, la investigación ha pasado de intentar responder a si deberíamos usarlas a ver cómo hacerlo. Las tecnologías digitales innovadoras centradas en los pacientes se debatieron en una sesión educativa específica de la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Médica (American Society of Clinical Oncology, ASCO). Se puede encontrar además información disponible sobre el tema en un libro educativo de la ASCO.

Escuchar a los pacientes...

La tecnología de salud móvil es muy prometedora. “Si pudiéramos captar mejor los datos sobre la experiencia de los pacientes, podríamos aumentar nuestra concienciación sobre lo que están viviendo. Podríamos supervisarlos mejor de lo que estamos haciendo ahora con nuestras prácticas de atención habituales. Podríamos supervisarlos con más frecuencia, sin importar dónde están. Esto puede incluso permitirnos realizar la intervención en el domicilio de los pacientes”, dijo Thomas W. LeBlanc, director del programa de Investigación de la Experiencia de los Pacientes con Cáncer del Instituto Oncológico Duke (Durham, NC, Estados Unidos) y moderador de la sesión.

La información proporcionada por los pacientes son el tipo de datos de salud generados por los pacientes más utilizado. La recogida electrónica de los resultados notificados por los pacientes ha demostrado ser viable y fiable. “Los resultados notificados por los pacientes recogidos electrónicamente son muy potentes, porque amplían nuestra capacidad para medir lo que los pacientes están viviendo cuando no nos lo dicen directamente y nosotros no les preguntamos, o no les preguntamos de la forma correcta, o, sencillamente, no tenemos tiempo suficiente para preguntarles en nuestra ajetreada consulta oncológica”, explicó.

Los problemas de integración son un desafío importante a la hora de aprovechar el potencial de los resultados notificados por los pacientes recogidos electrónicamente. De hecho, muchas de las aplicaciones, interfaces y herramientas ya existentes que recogen estos resultados están mal integradas con las historias clínicas electrónicas, lo que hace que su uso no sea sencillo para los médicos. “Necesitamos un desarrollo de aplicaciones más inteligente, interfaces menos engorrosas y mejor integradas, herramientas que funcionen para pacientes y médicos”, concluyó.

... y buscar biomarcadores objetivos

Las tecnologías móviles y wearables pueden ser muy útiles en el pronóstico de la supervivencia y la toxicidad en los pacientes con cáncer. El estado funcional, uno de los factores pronósticos de la supervivencia más sólidos y uniformes, es muy subjetivo según la evaluación actual. Lee W. Jones, del Centro Oncológico Memorial Sloan–Kettering (Nueva York, NY, Estados Unidos), explicó que las medidas objetivas del estado funcional, como la capacidad de ejercicio o la capacidad funcional, mejoran el fenotipado, el pronóstico y la estratificación del riesgo de los pacientes. Sin embargo, las pruebas exigen visitas a los centros, requieren mucho tiempo y solo ofrecen una imagen instantánea de la realidad.

“Los dispositivos que permiten la recogida remota (pasiva) de datos de salud generados por los pacientes pueden proporcionar una supervisión “casi continua” de la vida real, lo que permite una cartografía longitudinal de la trayectoria”, afirmó, lo que indica que los biomarcadores digitales pueden superar a las medidas actuales del estado funcional.

La planificación es la clave del éxito

La implantación de plataformas para los resultados notificados por los pacientes recogidos electrónicamente en la práctica comunitaria exige un plan, tal como explica L. Johnetta Blakely, de Tennessee Oncology (Hermitage, TN, Estados Unidos). Blakely identificó 6 pasos fundamentales:

  1. Identificación de los objetivos.
  2. Evaluación y comparación de proveedores/sistemas.
  3. Identificación de las necesidades de los datos y la interfaz.
  4. Evaluación de la mejora operativa para implantar.
  5. Creación del triaje para los resultados notificados por los pacientes recogidos electrónicamente.
  6. Establecimiento de un grupo de trabajo para cada área afectada (como el área informática, clínica o relacionada con los datos).

Otros puntos críticos son la educación y la participación del personal, y la selección de una forma eficaz de inscripción de los pacientes. Las opiniones deben utilizarse para mejorar el contenido y aumentar la participación.