“Apostamos por la formación e investigación respaldada por la industria, pero desde la transparencia y la ética”


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La relación entre los médicos de Atención Primaria y la industria farmacéutica existe y es deseable por muchos motivos, lo que no significa que los primeros se deban convertir en los lacayos o prescriptores de los segundos por meros intereses económicos. Hablamos de un tema controvertido sobre el que se ha debatido mucho. Asentar la relación sobre unos principios transparentes, éticamente responsables y públicos es la clave para que esta correlación sea válida y saludable.

Esta ha sido la esencia de la rueda de prensa convocada por la Sociedad Española de Médico de Atención Primaria (Semergen) para presentar su posicionamiento sobre el papel de la industria farmacéutica en la investigación y formación médica. Un encuentro en el que también estaba presente Farmaindustria, en representación de la industria farmacéutica innovadora que opera en nuestro país, y el Foro Español de Pacientes (FEP), para ponerle voz al paciente.

En el documento presentado, la sociedad científica -que aglutina a unos 12.000 profesionales sanitarios- destaca que “debe garantizarse y facilitarse la posibilidad y el derecho de los profesionales a acceder a la mejor formación para el ejercicio de la práctica médica”. Y, para ello, se debe contar con la “colaboración de la industria farmacéutica bajo unos parámetros bien establecidos, conocidos y transparentes”.

La investigación clínica y la formación continuada, en la actualidad, está promovida -en su mayor parte- por la industria farmacéutica, lo que suscita recelos en la opinión pública. Este hecho justifica una reflexión y un posicionamiento de los profesionales razonado, transparente, riguroso y profesional, explican desde la organización médica.

Legítima compensación

Según el presidente de Semergen, José Luis Llisterri, este posicionamiento nace de una necesidad que, a día de hoy, no ha sido bien cubierta por las sociedades científicas. “En este sentido, hemos querido dar un paso para hacer esta relación más transparente y respaldar su existencia. “Creemos que los médicos estamos en nuestro derecho de dar charlas sobre temas en los que nos hemos formado e investigado, tenemos el conocimiento, por lo que tenemos la legitimidad para recibir una compensación pública y notoria”, ha aseverado.

“Defendemos una formación adecuada vinculada a una investigación de calidad y, afortunadamente, tenemos a una industria que nos apoya en esa formación”, apostilla.

Por su parte, el director de Relaciones con las comunidades autónomas de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe, ha aplaudido el posicionamiento de la sociedad científica, explicando que “el documento refleja claramente el compromiso de la industria farmacéutica con la formación continuada de los profesionales, con la transparencia y con la investigación clínica, que se traduce en un compromiso con los pacientes y con el Sistema Nacional de Salud”.

Código de Buenas Prácticas

En este marco, el representante de la patronal de los laboratorios ha destacado el Código de Buenas Prácticas de Farmaindustria que vio la luz en 1992 y cuya última actualización es de 2014, con efectos de 2016. Un código por el que el sector se autorregula en sus relaciones con sus interlocutores, y que, a juicio de Luis-Yagüe es “cada vez más exigente”. Dicho documento, al que están adscritos todas las industrias que forman parte de la patronal, ya incluye la necesidad de una relación transparente con los profesionales sanitarios.

Ambos portavoces han admitido que es posible que en pasado se pudieran cometer algunos abusos dentro de esta relación bilateral, pero enfatizan la nitidez con la que esta relación se mantiene desde hace años. “Es un acto obligatorio de cara a nuestro socios, a la sociedad y también para el paciente. Nos preocupa que algunas sociedades presumen de no tener relación con la industria cuando en realidad no es así. Quizás nuestro documento deba entenderse como una llamada de atención hacia esas entidades”, atestigua Llisterri.

Luis-Yagüe ha señalado al respecto que “cuanto más transparente se sea mayor confianza generaremos para el paciente que, al final, es quien debe estar en el centro”.

Por su parte, José Martínez Olmos, exsecretario general de Sanidad, quien también ha participado en la rueda de prensa, ha subrayado que “visto desde fuera es importante este compromiso de los médicos de Atención Primaria”. “Hoy se demanda transparencia, sí, pero desde la ética y basada en competencias técnicas. Eso es algo que el paciente agradecerá y como sociedad estaremos más tranquilos”.

El paciente en los congresos

Como portavoz de los pacientes, Andoni Lorenzo, presidente del Foro Español de Pacientes, ha destacado que es cierto que cada vez se cuenta más con los pacientes, pero echa en falta que se les invite a los propios congresos de las sociedades científicas.

“El paciente está en el centro, pero a veces nos quedamos fuera. Es posible que un paciente por su propia condición y vulnerabilidad como paciente no deba asistir a las reuniones científicas de los médicos, pero creemos que las organizaciones de pacientes ya somos más profesionales y estamos suficientemente preparadas para dar ese paso y participar en determinados congresos de los profesionales sanitarios”, subraya Lorenzo.

Un aspecto que tanto Llisterri como Luis-Yagüe aseguraron estar de acuerdo e indicaron que es un tema que está encima de la mesa que ya se ha planteado en otras ocasiones y son conscientes de que se debe abordar “aunque aún estamos buscando el equilibrio”, matizó el representante de Farmaindustria.

El documento de posicionamiento de Semergen se ha elaborado a modo de decálogo, y es fruto del debate, reflexión y de las aportaciones independientes realizadas por cada uno de los ponentes que participaron en una mesa redonda, celebrada en el último Congreso Nacional de la Sociedad. Partiendo de un análisis de la situación actual de la colaboración entre médicos e industria, el posicionamiento recoge la postura de la sociedad científica y las principales conclusiones obtenidas en el mencionado foro.