Ansiedad: la atención plena es tan eficaz como el escitalopram

  • Caroline Guignot
  • Noticias
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Conclusiones

  • La atención plena (mindfulness) no es inferior al escitalopram en el tratamiento de los trastornos de ansiedad después de ocho semanas de tratamiento, según un ensayo clínico aleatorizado prospectivo. Su eficacia fue comparable tras 24 semanas de seguimiento.
  • La atención plena es una alternativa segura y bien tolerada con menos efectos adversos que el escitalopram.
  • A pesar de las limitaciones de este estudio, en el que los participantes no estaban emparejados en términos de tiempo dedicado a las actividades sociales debido a la naturaleza del programa de atención plena, estos resultados deberían animar a realizar más estudios para confirmar el valor de este enfoque frente a la alternativa de los fármacos. Son necesarias más investigaciones que examinen la eficacia de estas intervenciones de atención plena utilizadas a través de aplicaciones móviles o en línea.

Relevancia

El tratamiento de los trastornos de ansiedad se basa en la medicación y la terapia cognitivo-conductual, pero su cumplimiento, por un lado, y su accesibilidad, por otro, invitan a desarrollar nuevas alternativas. Se ha descrito que la meditación de atención plena es capaz de reducir la ansiedad, y un reciente metanálisis ha confirmado su valor en comparación con el tratamiento de referencia. Para confirmarlo, un equipo estadounidense llevó a cabo un ensayo clínico para comparar la atención plena con el tratamiento farmacológico de primera línea.

Diseño del estudio

El estudio TAME (Treatments for Anxiety: Meditation and Escitalopram) se llevó a cabo de forma ciega en tres centros estadounidenses. Reclutó a sujetos de entre 18 y 75 años con un diagnóstico de trastorno de ansiedad (ansiedad generalizada, ansiedad social, trastorno de pánico, agorafobia) que no estaba siendo manejado con medicación (solo se permitieron tratamientos con trazodona ≤ 100 mg, benzodiacepinas o medicamentos z a una dosis estable durante al menos cuatro semanas).

Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a un protocolo de atención plena con ocho semanas de clases semanales de 2,5 horas, y una clase el fin de semana de un día de duración, además de ejercicios diarios de 45 minutos en casa, o a escitalopram (10 mg/día y luego 20 mg/día a partir de la semana dos si se toleraba bien) durante ocho semanas.

Resultados fundamentales

Un total de 276 participantes (edad media de 33 años, 75 % mujeres) fueron asignados al azar a atención plena o escitalopram. Al inicio, la puntuación de gravedad de los síntomas (Escala de Impresión Clínica Global de la Gravedad, CGI-S, calificada de 1 a 7, que aumenta con la gravedad) fue de 4,44 y 4,51 de media en los dos brazos, respectivamente.

A las ocho semanas, la puntuación de la CGI-S disminuyó en 1,35 y 1,43 puntos en los grupos de atención plena y escitalopram respectivamente, una diferencia no significativa (-0,07, p=0,65) entre ambos.

El seguimiento hasta la semana 24 mostró que los grupos de atención plena y de escitalopram siguieron mejorando de forma equivalente a lo largo del tiempo, con una puntuación media de la CGI-S de 2,89 y 2,95 en la semana 12, y de 2,92 y 2,92 en la semana 24, respectivamente.

Se produjeron acontecimientos adversos en el 78,6 % de los pacientes con escitalopram y en el 15,4 % de los pacientes con atención plena (p<0,001), pero ninguno de ellos fue grave.

Este contenido fue publicado originalmente en Univadis Francia.