ANECPLA alerta del aumento de casos de legionelosis en Europa debido al cambio climático


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) ha alertado del repunte de casos de legionelosis registrados en Europa y en España en los últimos años, algo que achacan al aumento de las temperaturas y los periodos de fuertes lluvias en los últimos años producidos por el cambio climático.

En Europa se registraron un total de 11.343 casos de legionelosis en 2018, un 57% más que en el año 2007, según datos del Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC). En España se registraron 1.513 casos de legionelosis en 2018, algo más del doble que en 2011, lo que sitúa a España a la cabeza en Europa. Para ANECPLA, estas cifras son alarmantes, puesto que "se han más que duplicado los casos en los últimos 7 años".

"Si analizamos la progresión de los casos de legionelosis en toda Europa, impacta observar el repunte en los últimos años, hasta el punto de alcanzar cotas que no se habían alcanzado nunca con anterioridad. Existe una combinación de factores que pueden ayudar a explicar esta tendencia. Ya en el 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) mostró una relación directa con el cambio climático. No es difícil de entender dada la alta relación causa efecto entre Legionella y la temperatura. También los periodos de lluvias parecen estar relacionados", apunta el portavoz de ANECPLA, Pedro Navalón.

Por otra parte, asegura que otras de las causas que explicarían este repunte, aunque con un peso de responsabilidad menor, serían "tanto un mayor como un mejor reporte de los casos que se suceden en la Unión Europea". "Por cuanto que cada vez son más los países que se suman a este sistema de reporte, al tiempo que los países que ya lo hacían han mejorado sus sistemas de registro", detalla.

La directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta, insiste en que esta es una época del año que "entraña especial riesgo a este respecto". "Es una época del año en la que, tras el calor del verano, empiezan a bajar las temperaturas y se dejan de utilizar los equipos de climatización, pero, apenas unas semanas después, con el conocido como 'veranillo de San Miguel', vuelven a ponerse en marcha sin haber realizado ningún tipo de revisión de los equipos", argumenta.

Por ello, desde ANECPLA instan a reforzar las medidas de prevención mediante un adecuado mantenimiento de las instalaciones llevado a cabo por profesionales "competentes, realizando una correcta puesta a punto de todas las instalaciones que suponen un riesgo de legionelosis".

Así, alertan del riesgo de tener un equipo de climatización sin un mantenimiento correcto y/o incumpliendo la legislación en materia de prevención y control, que a su juicio "genera un gravísimo problema de proliferación de la bacteria". "En estas situaciones, la bacteria dispone de alimento (acumulación de suciedad), de una temperatura óptima (épocas aún calurosas) y de tiempo suficiente (situaciones de agua estancada o con poco movimiento) para multiplicarse hasta niveles infectantes para el ser humano", advierte.