Alrededor de 20 millones de niños no fueron vacunados el año pasado contra el sarampión, la difteria y el tétanos


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF han publicado un informe en el que alertan de que el año pasado unos 20 millones de niños no fueron vacunados frente al sarampión, la difteria y el tétanos, ya que no pudieron acceder a estas vacunas.

Además, según se desprende del trabajo, desde 2010 la cobertura a nivel mundial de vacunación con tres dosis de difteria, tétanos y tos ferina (DTP3) y una dosis de la vacuna contra el sarampión se ha estancado en alrededor del 86%.

"Se necesita una cobertura del 95% a nivel mundial en todos los países y comunidades para protegerse contra los brotes de enfermedades prevenibles por vacunación. Las vacunas son una de nuestras herramientas más importantes para prevenir los brotes y mantener el mundo seguro. Si bien la mayoría de los niños de hoy están siendo vacunados, demasiados se quedan atrás y es inaceptable, porque a menudo son los más pobres, marginados y los afectados por conflictos o forzados a abandonar sus hogares", declara el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

De hecho, la mitad de los menores no vacunados se encuentran en Afganistán, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Etiopía, Haití, Irak, Mali, Níger, Nigeria, Pakistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen. Si estos niños se enferman corren el riesgo de sufrir las consecuencias más graves para la salud y es menos probable que accedan a un tratamiento y cuidado que les salven la vida.

La OMS y UNICEF han comprobado que las enormes disparidades en el acceso a las vacunas se producen también dentro de los países, ya sean pobres o ricos. Esto ha hecho que, por ejemplo, el sarampión haya repuntado en muchas partes del mundo, incluidas aquellas zonas con altas tasas de vacunación. "El sarampión es un indicador en tiempo real de dónde tenemos más trabajo que hacer para combatir las enfermedades prevenibles", apunta la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Ucrania lidera una lista variada de países con la tasa de incidencia de sarampión más alta registrada en 2018. Si bien el país ha logrado vacunar a más del 90% de sus lactantes, la cobertura había sido baja durante varios años, dejando a un gran número de niños mayores y adultos en riesgo.

Otros países con alta incidencia y alta cobertura de vacunación contra el sarampión tienen grupos significativos de personas que se han perdido la vacuna contra el sarampión en el pasado. Un hecho que, a juicio de ambos organismos, muestra cómo la baja cobertura o las comunidades discretas de personas no vacunadas pueden provocar brotes mortales.

Finalmente, por primera vez también hay datos sobre la cobertura de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), la cual protege a las niñas contra el cáncer cervical en el futuro. A partir de 2018, 90 países habían introducido la vacuna contra el VPH en sus programas nacionales, si bien solo 13 de ellos son países de bajos ingresos.