Algunos medicamentos para la fibrilación auricular son menos efectivos en pacientes obesos (JAMA Cardiol)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Aunque los investigadores han identificado un vínculo causal entre la obesidad y la fibrilación auricular, el mecanismo subyacente de cómo la obesidad contribuye a esta arritmia cardíaca aún se desconoce.

Un nuevo estudio realizado sobre más de 300 pacientes del Registro Uib AFib por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago (Estados Unidos), es el primero en mostrar que algunos medicamentos antiarrítmicos utilizados para tratar la fibrilación auricular son menos efectivos en pacientes obesos. Los resultados se publican en JAMA Cardiology.

Según Dawood Darbar, autor principal del estudio, la respuesta al tratamiento farmacológico antiarrítmico actual para la fibrilación auricular es muy variable e impredecible y la selección de medicamentos depende del médico tratante.

No existen pautas para sugerir si los medicamentos de Clase I, que funcionan en los canales de sodio en el corazón para regular los latidos cardíacos, o los medicamentos de Clase III, los que se dirigen a los canales de potasio, funcionan mejor en qué pacientes. Anteriormente, se suponía que ambos fármacos antiarrítmicos eran igualmente efectivos para prevenir la recurrencia de la fibrilación auricular.

En el nuevo estudio, Darbar y colegas han demostrado que el tratamiento farmacológico de Clase I mostró mayores tasas de recurrencia de fibrilación auricular en pacientes obesos en comparación con pacientes no obesos: aproximadamente el 30% de los pacientes obesos tuvieron recurrencia de fibrilación auricular, en comparación con solo el 6% de los pacientes no obesos.

Este efecto no se observó entre los pacientes tratados con fármacos de clase III. Y resultados similares se replicaron en un estudio de ratones obesos y no obesos.

"Esta es la primera vez que alguien ha demostrado que existe una respuesta diferencial a los medicamentos antiarrítmicos para la fibrilación auricular", destaca.

"Como el 50% de los pacientes en nuestro Registro de AFib son obesos, esto nos brindó una oportunidad única de determinar si la obesidad afectó la respuesta al tratamiento farmacológico para la fibrilación auricular -prosigue-. Nuestro estudio proporciona nueva información que los médicos pueden usar para guiar sus decisiones para pacientes obesos con fibrilación. Esto puede afectar particularmente la salud de las minorías étnicas que tienen más probabilidades de experimentar obesidad".

Más del 50% de los pacientes obesos en el estudio formaban parte de un grupo étnico minoritario. Si bien la prevalencia de fibrilación auricular es baja en las poblaciones de minorías étnicas, sus resultados son más graves.

"Con el aumento de la epidemia de obesidad, deja a estas poblaciones en riesgo -alerta el investigador-. Tener opciones de tratamiento para manejar mejor la fibrilación auricular mejoraría en gran medida la calidad de vida y podría prevenir el riesgo de complicaciones graves, como un accidente cerebrovascular, que puede causar la muerte prematura".

Darbar y colegas esperan descubrir el mecanismo subyacente de cómo la obesidad dificulta los medicamentos antiarrítmicos de Clase I y encontrar opciones de tratamiento de de la fibrilación auricular nuevas y específicas.