Algunas bacterias intestinales pueden proteger contra la fiebre tifoidea (mBio)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, han descubierto que la presencia de una especie clave en la microbiota intestinal humana está asociada a la protección contra la fiebre tifoidea.

Publicado en mBio, el trabajo se llevó a cabo utilizando muestras obtenidas de sujetos que habían sido vacunados contra la fiebre tifoidea y que, posteriormente fueron expuestos a la bacteria tifoidea virulenta, Salmonella typhi.

De esta forma, encontraron que aquellos que tenían niveles más altos de microbios conocidos como metanógenos, tenían significativamente menos probabilidades de enfermarse después de la exposición, incluso si no habían sido vacunados.

"Encontramos una fuerte correlación entre la composición y la función de la microbiota intestinal y el resultado clínico después de la exposición a S. typhi. Una interpretación de estos hallazgos es que en algunos individuos la microbiota intestinal puede ofrecer cierta protección contra la infección", han explicado los científicos.

Ahora bien, no está claro exactamente cómo los metanógenos podrían ayudar a prevenir la fiebre tifoidea. Los metanógenos prosperan en un ambiente que tiene muy poco oxígeno y, en general, el intestino tiene muy poco oxígeno, pero esto puede variar. Curiosamente, los investigadores han descubierto que la fiebre tifoidea puede ganar un punto de apoyo en el intestino produciendo moléculas reactivas de oxígeno.

Los investigadores teorizan que los metanógenos pueden ayudar a reducir el riesgo de tifus al reducir la cantidad de oxígeno en el intestino, lo que podría reducir la capacidad de la fiebre tifoidea para prosperar.