“Alexa, quiero hablar con mi médico”.

  • Santiago Appdemecum
  • Salud Digital
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Amazon ha anunciado una asociación con el proveedor de servicios de telemedicina Teladoc Healyh que permitirá contactar con un médico con sólo solicitarlo al asistente de voz Alexa. Para emplear el sistema hay que ser cliente de algunas de las modalidades que comercializa directamente Teladoc, o las de las aseguradoras que las incorporan en sus pólizas.

Un cliente del servicio puede conectarse con Teladoc diciendo algo así como "Alexa, quiero hablar con un médico". A continuación entrará en un tiempo de espera tras el que recibirá la llamada de un médico en el mismo dispositivo desde el que hayan hecho su solicitud. 

En un primer momento, el servicio es solo para visitas que no se consideren urgencias, como las relativas a sintomatología común, dolores, alergias o procesos gripales. A día de hoy, las consultas telemáticas se ofrecen solo en la modalidad de audio, pero se prevé que pronto puedan desarrollarse también a través de vídeo.

Cuando se active el servicio se producirá una llamada de evaluación preliminar, y Teladoc pondrá al servicio del médico encargado de hacer la consulta los datos que ya posea de historial del paciente, junto con la información del seguro contratado. Este sistema también podrá usarse por personas que no estés suscritas, en cuyo caso la consulta tendrá un costo de 75 dólares. Para las personas que sí dispongan de esta modalidad de asistencia en su seguro, el precio puede variar desde un copago de unos cuantos dólares, hasta la gratuidad si está completamente incluida.

 

Alexadoctor1

 

 

¿Hay alguna diferencia con la consulta telefónica?

En realidad, hablamos de Alexa para denominar al asistente de voz, cuando esta es propiamente una de las palabras que se pueden utilizar para activar sus funciones. Los dispositivos que comercializa Amazon se agrupan bajo la marca Echo, y son de varios tipos. Hay algunos que son altavoces con micrófonos omnidireccionales, y otros incorporan también pantalla (la gama Echo Show). Además, el sistema se puede usar desde una aplicación en el móvil, en un ordenador, o en una plétora de aparatos de uso corriente que van desde gafas hasta hornos microondas.

El hecho de que se pueda hablar con un médico desde Alexa puede parecer una mera emulación de la consulta telefónica. Pero no es exactamente así, al menos por dos razones.

La primera es que Amazon ha querido hacer de sus dispositivos en el hogar, los Echo, una especie de sistema operativo ambiental. Así como Apple y Google dominan los sistemas de los teléfonos móviles, o Microsoft es quien provee la mayor parte del software en ordenadores personales, lo que le quedaba por hacer a Amazon es lo que ha sabido hacer muy bien. Los Echo son los asistentes de voz más utilizados en los hogares de todo el mundo, y hay millones de personas que se han acostumbrado a utilizarlos para muchas cosas. Desde recibir información, hasta controlar las luces de casa, escuchar música o radio, jugar a las adivinanzas o comunicar con otras personas. El que un servicio médico se integre en esta constelación de utilidades cotidianas es representativo del hecho de que se considera una función más de las muchas que pueden ser útiles en el hogar.

La segunda razón es el hecho de que tanto Amazon como Teladoc, los dos socios en este proyecto, ya son, a día de hoy, proveedores sanitarios. Los primeros, como se comentó en esta misma sección, acaban de extender sus servicios de asistencia a todo Estados Unidos, y ofrecen una gama de posibilidades de acceso a profesionales sanitarios tanto de manera remota como presencial, junto con una presencia cada vez mayor en el ámbito de la venta de medicamentos. 

Por su parte, Teladoc es la empresa norteamericana de referencia en el campo de la telesalud. Tuvo en 2021 unos ingresos de 2.032 millones de dólares, lo que supuso un crecimiento del 86% respecto al anterior. Gestionaron 15,4 millones de visitas médicas virtuales, un 38% más que en 2020. Tiene más de 4.400 empleados en todo el mundo, y ofrece servicios en más de 175 países en colaboración con diferentes organizaciones, hospitales, sistemas sanitarios o compañías aseguradoras. Su división internacional tiene sede en Barcelona. Es el socio que ha escogido en España la operadora de telefonía Movistar para ofrecer el servicio Movistar Salud, que se basa exclusivamente en la teleconsulta, y que comenzó a funcionar a finales de 2020.

En cuanto al dispositivo Alexa, sus aplicaciones en el ámbito de la sanidad y los cuidados se están haciendo cada vez más amplias. A este servicio de consulta médica se le añaden otros, como sus funciones a pie de cama en hospitales -a través del cual el paciente ingresado puede requerir asistencia u ordenar el menú- o incluso en los quirófanos, donde puede ayudar a llevar el control de las intervenciones. Para personas mayores, se ha desarrollado el servicio Alexa Together, que permite la intercomunicación con familiares o contactar con los servicios de emergencia utilizando solo comandos de voz.

La distancia que lleva a Alexa a los demás asistentes por voz (los de la gama Google Home, o los basados en Siri para los dispositivos Apple) es enorme. Ninguno de estos ha puesto en marcha algún servicio de carácter sanitario, y su utilidad en el ámbito de la salud prácticamente se limita a responder a preguntas sobre esta materia.

Una de las ventajas principales de Alexa consiste, además, en que se le pueden integrar las llamadas “skills”, que son como aplicaciones para su uso mediante comandos de voz. Cualquier desarrollador con baja experiencia puede configurar una de estas funcionalidades a través de una sencilla plataforma que ofrece Amazon de manera gratuita. De esta manera, las posibilidades de adaptación y creación de funciones nuevas es enorme.

Algunas de estas funciones o skills pueden integrarse en un modelo de seguridad de datos basado en la normativa norteamericana HIPAA, que es la que se aplica al manejo de información médica.

El modelo de consulta médica a través de Alexa puede responder a una oportunidad para ampliar el acceso a los profesionales, o quedarse en una mera veleidad tecnológica. Lo que parece claro es que están surgiendo nuevas posibilidades de acercar la asistencia sanitaria al hogar, y seguramente este campo tendrá una evolución hacia modelos asistenciales más integrados y basados no únicamente en la oportunidad de establecer una comunicación vocal.