Alberto Garzón anuncia un Plan integral de consumo saludable, seguro y sostenible


  • Noticias profesionales
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Durante la última Comisión de Sanidad y Consumo ha tenido lugar la comparecencia del ministro de Consumo, Alberto Garzón, para anunciar medidas concretas, también en línea de las estrategias de Sanidad sobre el abordaje de la sanidad. En este sentido, Garzón ha avanzado que a lo largo de la legislatura se va a aprobar un Plan integral de consumo saludable, seguro y sostenible.

Dentro de este Plan se integrarán medidas como el impulsar el sistema de etiquetado frontal sobre la calidad nutricional de los alimentos y aumentar la fiscalidad en los productos menos saludables.

Sobre la primera medida, el ministro ha recordado que esta ya existe en países como Chile, Francia o Portugal, donde se ha demostrado que ayuda a las familias a la hora de elegir alimentos más sanos. “En España no hay nada implantado. Queremos seguir las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud y poner en marcha un sistema de etiquetado frontal que incorpore la información nutricional para ayudar en la toma de decisiones de consumo saludable. Estamos estudiando con rigor las ventajas e inconvenientes de cada uno de los modelos para ver cuál sería el más adecuado para implantar en España”, ha aseverado Garzón en la Cámara Baja el ministro de Consumo.

Por otra parte, en cuanto a la fiscalidad de los productos menos saludables, Alberto Garzón ha agregado que el fin es el desincentivar el consumo de productos saludables y, por ende, desincentivar el de aquellos “con cierta nocividad” para la salud. No obstante, Garzón ha destacado la importancia de hacer un “buen modelo fiscal” para que no haya “externalizaciones negativas”.

La lucha contra la obesidad

Durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo, el ministro ha recordado, al igual que lo hizo este jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la misma comisión, la “enorme preocupación” que tiene el Gobierno con el aumento de los malos hábitos alimentarios entre la población y, especialmente, entre los más jóvenes.

Y es que, tal y como ha señalado, la obesidad y el sobrepeso, enfermedades derivadas de una mala alimentación, reducen hasta 10 años la esperanza de vida y provocan un gasto en el sistema sanitario de hasta el siete por ciento.

Es por ello que, otros de los ejes en los que va a pivotar el nuevo plan serán la regulación de la publicidad dirigida a los menores, y la puesta en marcha de campañas de formación e información para que los ciudadanos sean “conscientes” de los riesgos y costes que tiene consumir productos no saludables.