Administrar antibióticos antes de un trasplante de hígado mejora la función hepática (J Clin Invest)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Investigadores de la Universidad de California en Los Angeles (Estados Unidos) firman un estudio llevado a cabo en ratones y humanos en el que muestran que administrar antibióticos durante 10 días antes de un trasplante de hígado mejora la función hepática tras la cirugía.

Según han comprobado, los antibióticos inhiben las bacterias que causan inflamación, lo que a su vez puede conducir al rechazo. De hecho, encontraron que, tanto en ratones como en humanos, el tratamiento previo a un trasplante redujo el daño que podría ocurrir cuando el flujo de sangre se restauraba al hígado después de un período de tiempo sin oxígeno.

Asimismo, el trabajo, que ha sido publicado en el Journal of Clinical Investigation, revela que la administración de antibióticos redujo la inflamación y el daño celular mientras aceleraba la eliminación de las células dañadas. Como resultado, la función hepática fue mejor que en los ratones y los pacientes que no recibieron antibióticos antes del trasplante.

En los ratones que recibieron antibióticos durante los 10 días previos al trasplante, los hígados mostraron menos daño que los ratones que no recibieron antibióticos.

Para sustentar aún más el efecto de los antibióticos, los investigadores trasplantaron posteriormente la materia fecal de los ratones no tratados a los que habían recibido el tratamiento. Los ratones que recibieron los trasplantes fecales sufrieron daños inflamatorios en sus hígados, a pesar de que les habían administrado antibióticos antes en el experimento.

Posteriormente, analizaron a 264 personas que se habían sometido a un trasplante de hígado: 156 que, debido a que estaban más enfermas antes de sus cirugías, recibieron antibióticos durante 10 días o más antes del trasplante, y 108 que recibieron antibióticos durante menos de 10 días o ninguno antes de la cirugía.

"Para nuestra total sorpresa, la función hepática mejor después del trasplante en aquellos pacientes que estaban muy enfermos y necesitaron terapia prolongada con antibióticos", explican los autores, quienes también han comprobado que en los pacientes que recibieron rifaximina la insuficiencia hepática temprana se retrasó significativamente o se detuvo.