ADA 2022 — Estatinas en la diabetes: ¿amigas o enemigas?

  • Univadis
  • Conference Report
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Las estatinas se encuentran entre los medicamentos más recetados en todo el mundo, pero todavía queda mucho por entender sobre sus beneficios y daños. En un minisimposio presentado en las 82.as Sesiones Científicas de la Asociación Estadounidense de la Diabetes (American Diabetes Association, ADA), el Dr. Naveed Sattar de la Universidad de Glasgow y el Dr. David Preiss de la Universidad de Oxford analizan dos aspectos opuestos de las estatinas en la diabetes.

Las estatinas en la diabetes de tipo 1 (Naveed Sattar, Reino Unido)

De acuerdo con el modelo de predicción del riesgo QRISK3, el riesgo de enfermedad cardiovascular es 3-5 veces mayor en las personas con diabetes de tipo 1 que en la población general. Igualmente, el riesgo de insuficiencia cardiaca con fracción de eyección reducida es significativamente mayor entre las personas con diabetes de tipo 1 que entre las personas con diabetes de tipo 2 y las personas sin diabetes. Es probable que la hiperglucemia sea un factor independiente que impulse el riesgo de enfermedad cardiovascular en la diabetes de tipo 1.

El nivel de colesterol de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) sigue siendo un factor modificable fundamental en la aparición de enfermedades cardiovasculares en los pacientes con diabetes de tipo 1. Datos sólidos de ensayos controlados aleatorizados y estudios observacionales han establecido que las estatinas funcionan bien en la reducción de las complicaciones cardiovasculares en los pacientes con diabetes de tipo 1.

En los pacientes con diabetes de tipo 1, el riesgo de enfermedad cardiovascular aumenta considerablemente después de los 40 años de edad. Es probable que una quinta parte presente enfermedades cardiovasculares a los 50 años, y la mitad, en torno los 65 años. El Dr. Sattar justifica iniciar el tratamiento con estatinas en todos los pacientes de >55 o 60 años de edad, independientemente de los factores de riesgo. En los pacientes más jóvenes, puede utilizarse una puntuación de riesgo para determinar el inicio del tratamiento con estatinas. Sin embargo, es posible que haya que recalibrar las puntuaciones de riesgo de acuerdo con las tasas de complicaciones de cada país.

De forma especulativa, iniciar el tratamiento con estatinas a una dosis más baja antes puede ser más beneficioso que comenzarlo a una dosis más alta más tarde, a pesar de las complicaciones de tener que tomar un comprimido a una edad más temprana. La intolerancia a las estatinas es un motivo de preocupación, pero las tasas reales siguen siendo bajas y ezetimiba es una buena alternativa para las personas que no pueden tolerar las estatinas.

El uso de las estatinas y la diabetes de nueva aparición (David Preiss, Reino Unido)

En el ensayo JUPITER de rosuvastatina (20 mg) frente a placebo se planteó en un primer momento la hipótesis de que el tratamiento con estatinas podría reducir la diabetes de nueva aparición. En su lugar, se halló un aumento del 25 % en el diagnóstico de diabetes por parte del médico. Más tarde, cuando los investigadores realizaron un metanálisis de 15 ensayos controlados aleatorizados de estatinas frente a placebo, se halló un aumento del 11 % en la probabilidad de diabetes de tipo 2 de nueva aparición. En otro metanálisis de 5 ensayos de estatinas en dosis intensivas frente a moderadas se halló un aumento del 12 % en las probabilidades de diabetes de tipo 2.

No se conoce bien el mecanismo subyacente que induce la aparición de la diabetes, pero parece ser un efecto específico de la inhibición de la hidroximetilglutaril-coenzima A reductasa.

En 1994 se formó el grupo de colaboración de Especialistas en Ensayos Clínicos sobre el Tratamiento del Colesterol (Cholesterol Treatment Trialists) para estudiar los efectos de las estatinas sobre las complicaciones cardiovasculares graves, la mortalidad y el cáncer. Más tarde, este grupo de colaboración inició un nuevo proyecto para investigar los posibles daños asociados al tratamiento con estatinas. En la actualidad, Especialistas en Ensayos Clínicos sobre el Tratamiento del Colesterol está realizando análisis de 23 ensayos con doble enmascaramiento con estatinas para entender el riesgo de diabetes de nueva aparición y de empeoramiento de la diabetes.