Actuar sobre un receptor de las células cerebrales reduce los síntomas de la esquizofrenia en ratones (PNAS)


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Neurocientíficos de la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve (Estados Unidos) han conseguido reducir los síntomas de la esquizofrenia en dos modelos de ratones mediante la actuación sobre un receptor de células cerebrales responsable de la enfermedad.

Un área de investigación prometedora en el campo de esta enfermedad es la de los receptores de las superficies de las células cerebrales que ayudan a detectar los factores de crecimiento. Pero hasta ahora habido un problema, ya que en estudios previos de esquizofrenia los investigadores han manipulado genéticamente los receptores de las células cerebrales en ratones muy jóvenes, mientras que la esquizofrenia suele afectar a los adultos.

Publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, el estudio cuenta con Lin Mei como investigador principal, junto con su equipo y colegas de otras universidades estadounidenses y chinas. Juntos, estudiaron el receptor de células cerebrales ErbB4, cuyo nivel se altera en adultos con esquizofrenia.

ErbB4 ayuda a mantener un neurotransmisor inhibitorio en el cerebro, GABA, que evita que las células cerebrales reaccionen de forma exagerada y mantiene bajo control el miedo y la ansiedad. Los investigadores han demostrado previamente que las mutaciones de ErbB4 cambian las señales dentro de las células cerebrales que conducen a síntomas esquizofrénicos en ratones.

"Cuando se muta ErbB4 en ratones, afecta el cableado del circuito cerebral. También afecta la transmisión de GABA en animales adultos, causando síntomas esquizofrénicos. Pero los modelos anteriores no pueden distinguir si los déficits se deben a un desarrollo anormal en el cerebro de ratones jóvenes, o si se desarrolla una transmisión anormal más adelante", explica Mei.

Su nuevo estudio muestra que los síntomas esquizofrénicos provienen de déficits en la forma en que las células cerebrales se comunican durante la edad adulta, independientemente de si están o no completamente desarrolladas. Para encontrar respuestas, el equipo de Mei diseñó genéticamente dos nuevos modelos de esquizofrenia con ratones.

En el primer caso, los investigadores trataron a los ratones con una sustancia química que desactiva el gen que codifica ErbB4. "Usando ratones inducibles, agotamos ErbB4 solo en animales adultos y demostramos que esto altera el comportamiento", explica Mei. En ratones sin ErbB4 solo en la edad adulta, el desarrollo y la apariencia de las células cerebrales fueron normales, pero los síntomas persistieron. El experimento sugirió que los síntomas esquizofrénicos en ratones adultos no estaban relacionados con el desarrollo anormal de células cerebrales.

En el segundo modelo de ratón, el receptor faltaba en los ratones desde el principio, lo que dificultaba el desarrollo de las células cerebrales. Los investigadores utilizaron el mismo interruptor genético para activar ErbB4 en la edad adulta, en esencia, recuperándolo. "En los ratones de recuperación, ErbB4 falta durante el desarrollo y, por lo tanto, los ratones tienen circuitos cerebrales lisiados. Sin embargo, cuando ErbB4 se restaura en un circuito mal formado, los ratones obtuvieron mejores calificaciones en las pruebas de comportamiento", apunta Mei. Incluso con células cerebrales poco desarrolladas, los síntomas esquizofrénicos podrían aliviarse simplemente agregando ErbB4.

El equipo de Mei encontró que restaurar los receptores ErbB4 reducía la hiperactividad y normalizaba las respuestas de miedo en ratones adultos. "ErbB4 es un factor de riesgo para la esquizofrenia. Este estudio muestra que corregir la señalización de ErbB4 podría ser terapéutico en pacientes relevantes", concluye el investigador.