Actividades complementarias de la comunidad médica española más allá de la práctica clínica

  • Carlos Sierra, PhD

El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La ocupación principal de la comunidad médica española es, obviamente, la medicina. Pero para un 24 % de ellos no es su ocupación profesional única. Esta es la principal conclusión de un nuevo informe elaborado por Medscape, basado en una encuesta en línea llevada a cabo entre 1.824 médicos (955) y médicas (863) españolas suscriptores a la Red Profesional de Medscape entre febrero y mayo de 2022.

Pero este estudio también da respuesta a preguntas tales como si estas actividades complementarias están relacionadas con la medicina o no, la motivación para llevarlas a cabo y el grado de satisfacción obtenido, entre otras.

Como actividad complementaria para la encuesta se consideró un trabajo a tiempo parcial con el que se gana un dinero extra.

Tipo de actividades profesionales complementarias

Entre el 24 % de los encuestados que declararon estar llevando a cabo actividades profesionales a parte de la práctica médica, las respuestas fueron muy heterogéneas cuando se les preguntó qué tipo, o tipos, de actividades complementarias realizaban.

Estas se pueden agrupar en dos grandes grupos: relacionadas y no relacionadas con la medicina. En el primer grupo ocupan las primeras posiciones el multiempleo médico, con un 35 %, la participación ponencias o conferencias, el 33 %, la docencia a tiempo parcial, un 27 %, y la consultoría médica, con un 21 %. 

Mientras que, en el segundo, con porcentajes mucho menores, destacan el sector deportivo, un 17 %, el sector inmobiliario, el 13 %, el sector editorial, con un 12 %, y la enseñanza no médica, un 11 %.

20220907_Ocupaciones_complementarias_de_la-comunidad_medica_espanola

Motivaciones

La principal motivación de los profesionales médicos españoles para llevar a cabo actividades complementarias profesionales es ganar más dinero, un 52 %. Le sigue a gran distancia el poder desarrollar habilidades, con un 23 %, y el dedicarse a un pasatiempo o talento, con un 9 %.

Entre estas motivaciones no se ve reflejada de manera importante el impacto de la pandemia de la COVID-19 en la comunidad médica. Solo un 14 % de los encuestados declararon que buscaron una actividad complementaria debido a las circunstancias relacionadas con la pandemia (cierre de oficinas, despidos, disminución de pacientes, etc.).

Grado de satisfacción 

Una gran mayoría de los encuestados encuentran satisfacción en la práctica de actividades profesionales más allá de la actividad médica: un 37 % están muy satisfechos, mientras que un 39 % está satisfecho. En el otro lado se encuentran el 9 % que están poco satisfechos y el 3 % que se declaran nada satisfechos.

Cuando se compara la satisfacción entre el desempeño de su actividad principal y las complementarias, el 54 % obtienen el mismo grado de satisfacción, el 25 % obtiene más satisfacción y el 20 % menos satisfacción.

Además, el 41 % considera que estas actividades profesionales complementarias le ayudan mucho a ser mejor médico, el 35 % asegura que le ayudan algo, mientras que el 14 % y el 9 % declaran que le ayuda nada y poco respectivamente.

Éxito alcanzado en actividades profesionales complementarias

De los encuestados que declararon llevar a cabo actividades profesionales complementarias, sólo el 20 % considera que está alcanzando el mayor grado de éxito posible en el desempeño de su labor más allá de su ocupación profesional.

Las causas que esgrimen para justificar que no puedan alcanzar su techo profesional en este tipo de actividades es la necesidad de mantener espacio suficiente para su vida privada, un 58 %, la falta de tiempo, el 35 %, y la falta de dinero para mejorar su formación y habilidades en estas actividades paralelas a tu trabajo principal, el 14 %

Intención en cambiar de profesión

En este punto los resultados son muy claros, el 89 % de los participantes no tienen intención de dejar la práctica médica para convertir su actividad complementaria en la principal.

Entre el 11 % que sí considera dejar la medicina, las razones para plantearse un cambio tan drástico son: el agotamiento por causas ajenas a la COVID-19, el 34 %, y por causas relacionadas con la pandemia, el 12 %; el dinero, para un 16 % de ellos, ya que creen que la actividad no clínica les proporcionaría mayores ingresos económicos; la decepción con la medicina, el 4 %; y la intención de trabajar menos horas, un 9 %.

Las profesiones favoritas para los que quieren dejar la medicina son: la educación/docencia, un 39 %, enrolarse en empresas del sector sanitario, el 26 %, dedicarse a la escritura, un 18 %, y dirigir un hospital, el 13 %.

En cuanto a los plazos estimados por estos profesionales que quieren abandonar la práctica médica, la mayoría, el 28 % no tienen ninguna fecha marcada en el calendario, lo que contrasta con el 23 % que lo ven como un proyecto a 2 a 3 años vista, mientras que un 28 % consideran hacer el cambio en menos de un año: un 11 % en los próximos 6 meses, mientras que un 17 % en los próximos 7 a 12 meses.

Conclusiones

A la mayoría de los y las médicos españoles les gusta ejercer su trabajo, son pocos, un 11 %, los que consideran abandonarla para reorientar su carrera profesional. Además, es una profesión a la que le suelen dedicar la mayoría de su tiempo dedicado al trabajo, ya que los que realizan actividades profesionales complementarias son el 24 %, siendo la motivación principal de este grupo el ganar más dinero, el 52 %. Para ello, consideran que las actividades que mejor encajan con su objetivo son el multiempleo médico, el 35 %, impartir ponencias y charlas, el 33 %, la docencia, el 27 %, y la consultoría médica, el 21 %. 

Accede al informe completo publicado en Medscape en español.