A la mitad de las mujeres en situación de pobreza en España no se le ha realizado nunca una mamografía


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

A la mitad de las mujeres en situación de pobreza no se les ha practicado nunca una mamografía, según el estudio 'La Desigualdad en la Salud', elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN España).

El informe, presentado en la sede de la Fundación ONCE, refleja la incidencia de las diferencias socioeconómicas en la salud de las personas. Además, concluye que el hecho de ser mujer "agudiza las inequidades", ya que los porcentajes de mujeres con falta de atención sanitaria por causas económicas son más altos que los de los hombres.

Esta desigualdad de género sucede en todas las tipologías analizadas por la entidad, tanto en la atención médica, dental, salud mental y acceso a medicamentos. En este sentido, tal y como concluye la EAPN España, a la mitad de las mujeres pobres no se le ha practicado nunca una mamografía, una cifra que es un 30,7% superior a la de las mujeres que no están en situación de pobreza.

Además, si se considera la edad recomendada (entre 50 y 69 años), las diferencias aumentan porque al 9,1% de las mujeres pobres -casi el triple que a las no pobres (3,4%)- no se le ha practicado nunca una mamografía. Según este estudio, también existe desigualdad en salud entre las comunidades autónomas: el porcentaje de mujeres que no se ha hecho nunca o hace más de tres años una mamografía está muy por encima de la media en Baleares, Cantabria y Andalucía.

Respecto a las citologías, al 33,8% de mujeres pobres no se le ha practicado nunca ninguna, frente al 18,4% de las mujeres no pobres. El porcentaje de mujeres que llevan cinco años o más sin hacerse una citología o no se la ha hecho nunca es alto en las comunidades de Castilla y León, Andalucía, Cantabria y Extremadura, con cifras entre el 44% y el 55%.

Desde la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en España han avisado de que las desigualdades en la salud afectan especialmente a los grupos de población más pobres y evidencian la necesidad de abordar la pobreza como un factor transversal en las políticas de salud pública.

El estudio refleja que el estado de salud es claramente más deficiente entre las personas en situación de pobreza, tanto en lo que se refiere a la salud percibida, como a la existencia de enfermedades crónicas y limitaciones básicas de la vida diaria.

Respecto a la asistencia sanitaria, la falta de acceso por causas económicas tanto a medicamentos recetados como a atención médica, bucodental y salud mental, es entre tres y cinco veces más elevada entre las personas pobres que entre las no pobres.

El informe también muestra que las personas en situación de pobreza fuman más (24,5%, frente al 20,8% de las no pobres); son más obesas (21,9%, frente al 15%); hacen menos ejercicio (47%, frente al 32,6%) y consumen menos alcohol (28,8%, frente al 43,5%). Además, se alimentan peor y consumen menos fruta, verduras, carne y pescado.