4 de marzo, Día Mundial de la Obesidad


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Expertos de la Asociación Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), han avisado, con motivo de la celebración este miércoles 4 de marzo del Día Mundial de la Obesidad, de que las políticas de salud pública en la Unión Europea (UE) son "escasas y poco efectivas".

Según datos de los especialistas, mostrados por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), entre el 30 y el 70% de los adultos de la UE tiene sobrepeso y entre el 10 y 30% obesidad, y se prevé que en el año 2030 más de la mitad de la población europea tendrá obesidad.

"Las personas con obesidad grave viven una media de diez años menos que la población sana. Esto se debe a que la obesidad es un factor de riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer (principalmente de mama, colon, útero, cabeza y cuello, y próstata), posicionándose como la quinta causa de mortalidad en todo el mundo", añaden los especialistas.

Sin embargo, una encuesta realizada en 2016 reveló que 19 de los 27 Estados miembros de la UE afirmaban tener implementadas estrategias relacionadas con la obesidad, pero solo 10 de ellos pudieron explicar medidas concretas. "Excepto los planes de Alemania, Austria y Letonia, citados como los más completos, el resto consistían en una recopilación de "objetivos poco precisos", apuntan los expertos.

En este sentido, la EASO considera que las estrategias solo son efectivas si involucran a todos los actores implicados y si reconocen a la obesidad como una enfermedad crónica tratable, posicionamiento que también abandera la SEEN. "Las causas de la obesidad van desde enfermedades genéticas y condiciones endocrinas, hasta factores ambientales como el estrés, la dieta y el sedentarismo. Es crucial que las autoridades de la UE reconozcan que la obesidad es una enfermedad crónica compleja y multifactorial con numerosas causas, muchas de las cuales escapan del control de un individuo", ha explicado la coordinadora del Grupo de Obesidad de la SEEN, Núria Vilarrasa.

Así, en el marco de la iniciativa 'Addressing Obesity Together Across Europe', los especialistas en obesidad han avisado de que Europa se enfrenta a una "crisis de obesidad de proporciones epidémicas, con la consecuente carga financiera para los sistemas de salud. En España, los costes directos relacionados con esta enfermedad ya suponen el 7% del gasto sanitario y, de seguir a este ritmo de crecimiento, en 2030 se estima un aumento del gasto anual de 3.081 millones de euros.

Sin embargo, según la EASO, los Países Bajos, Portugal e Italia son los únicos países de la UE que reconocen la obesidad como una enfermedad. No obstante, desde la SEEN matizan que en España la obesidad sí está reconocida como enfermedad por parte de las autoridades sanitarias, aunque los endocrinólogos detallan que existen inequidades respecto a otras enfermedades en relación con prestaciones farmacéuticas y listas de espera quirúrgica.

Por ello, tanto la EASO como la SEEN han reclamado que todos los estados miembros cuenten con estrategias sólidas contra la obesidad, con plazos y recursos bien definidos. "Se necesita un mayor reconocimiento de la obesidad como enfermedad para que deje de ser considerada una consecuencia de un estilo de vida adquirido y pase a ser una patología con la obligación de tratarla como tal. Son fundamentales estrategias que incluyan la educación, la promoción de hábitos de vida saludable y la legislación adecuada para establecer condiciones que favorezcan un consumo saludable, equilibrado y sostenible entre la población", añaden desde SEEN.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado de que los casos de obesidad se han triplicado en todo el mundo entre los años 1975 y 2016.

En 2016 más de 1.900 millones de personas mayores de 18 años tenían sobrepeso y, de ellas, más de 650 millones eran obesas. Además, según datos del año 2018, unos 40 millones de niños menores de 5 años presentaban sobrepeso u obesidad.

"Una vez considerado un problema de países de altos ingresos, el sobrepeso y la obesidad están ahora en aumento en los países de ingresos bajos y medianos, particularmente en entornos urbanos. En África, el número de niños menores de 5 años con sobrepeso ha aumentado en casi un 50 por ciento desde el año 2000, y casi la mitad de los niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad en 2018 vivían en Asia", ha explicado la OMS.