4 de febrero: Día Mundial contra el Cáncer


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Expertos reunidos en la I Cumbre Española contra el Cáncer, celebrada en el Ministerio de Sanidad y organizada por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), han reivindicado que, al contrario del pensamiento habitual, el mejor tratamiento contra el cáncer es en realidad la prevención, tanto primaria como secundaria, a través de hábitos de vida saludables o programas de cribado.

La jornada, que contó con la asistencia de políticos, representantes de instituciones públicas y privadas, sociedades científicas, oncólogos, pacientes y otros expertos, tuvo como objetivo contrastar posturas, establecer unos objetivos comunes en estrategia contra el cáncer y diseñar la primera hoja de ruta con los diferentes procedimientos a seguir a nivel nacional.

Cada año se diagnostican en el mundo unos 14 millones de nuevos casos, según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y su incidencia sigue en aumento. En España, de acuerdo con la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), se produjeron 228.482 diagnósticos en 2017 y se prevé que aumenten un 70% en las próximas décadas.

Sin embargo, tal  como explicó la médico de familia María Luisa Martín Alfaro, también paciente con cáncer de mama, hasta el 50% de los cánceres "se pueden prevenir con conductas saludables". "Es más eficaz que el mejor de los tratamientos. La prevención es la base", incidió. En este sentido, reclamó que la prioridad de los sistemas sanitarios debería centrarse en este aspecto.

En la misma línea, la jefa de Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Pilar Garrido, señaló que hasta "el 90% de los recursos están destinados a mejorar herramientas diagnósticas y terapéuticas". Pese a que reconoció que son "cruciales", puntualizó que son "solo la punta del iceberg".

"La clave sería ir hacia estrategias de prevención primaria, llevando un control de los factores de riesgo más frecuentes en cáncer", comentó Garrido. La misma opinión comparte el presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Florentino Pérez Raya, quien apostó por ir un paso más allá e impulsar la educación en hábitos saludables desde edades tempranas, en los propios colegios.

"Los niños deben acostumbrarse a llevar una vida saludable y evitar hábitos peligrosos, como fumar o no hacer deporte", pidió Pérez Raya, que defendió, además, la figura del enfermero escolar como agente social relevante en el fomento de esas prácticas saludables, y a no limitarse solo a las curas primarias que suele realizar.

Garrido, experta en cáncer de pulmón, se centró en las posibilidades de prevención de estos tumores a través del abandono del hábito tabáquico. Reclamó seguir tomando medidas contra el tabaco. "Hay dejadez en el control de la Ley del tabaco. Se ha ido relajando su cumplimiento. No debemos ser ciudadanos pasivos, pero las administraciones tienen una responsabilidad enorme", criticó.

Igualmente, citando diversos estudios, reiteró que el cribado de cáncer de pulmón en fumadores de alto riesgo disminuye la mortalidad. "Es un tema que hay que debatir, cómo identificamos a los ciudadanos fumadores para estos programas de cribado. El convencimiento es creer en la prevención, porque son las que más pueden ayudar a controlar este problema", expuso.

Al respecto del convencimiento de los pacientes, Martín Alfaro detalló, como médico y paciente, que "a veces se niegan cambiar esos hábitos, como dejar el tabaco". Por ello, apostó por difundir información verificada desde las consultas para "huir del 'Doctor Google', porque luego cuesta mucho quitar mitos". "El mejor consejo es de un profesional, ya que a veces los pacientes llegan muy confusos", concluyó.