22 de febrero: Día Mundial de la Encefalitis


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

La incidencia de encefalitis por algunos virus ha disminuido por la vacunación infantil, según ha destacado Santiago Trillo Senín, coordinador del Grupo de Estudio de Neurología Crítica e Intensivista de la Sociedad Española de Neurología (SEN), quien al mismo tiempo ha advertido que en los últimos años se ha producido un repunte de casos de enfermedades que pueden causarla en niños no vacunados.

Este viernes se celebra el Día Mundial de la Encefalitis; una enfermedad que conlleva una inflamación del sistema nervioso central, que puede afectar al cerebro, a las meninges o la médula espinal. Aunque sus causas son muy variadas, las más frecuentes suelen ser los virus.

Solo en España cada año se diagnostican 600 nuevos casos de encefalitis, según ha estimado la SEN, siendo los grupos más afectados los niños, ancianos y personas con el sistema inmunitario debilitado.

Los virus herpes y los transmitidos por los animales son los gérmenes más capaces de producir esta enfermedad, aunque también pueden ser motores de la misma los virus del sarampión, las paperas o la rubéola en personas no vacunadas.

Fiebre alta, convulsiones, alteraciones del comportamiento, déficits motores, alteración del nivel de conciencia, somnolencia, alucinaciones, dolor intenso de cabeza o pérdida del conocimiento son algunos de los síntomas que presenta esta enfermedad.

Además, en los lactantes también son señal de alerta los vómitos, la rigidez corporal, presentar la fontanela tensa o saliente y llanto constante e hipoactividad. Por ello, Trillo explica la importancia de saber interpretar los síntomas.

"Un alto porcentaje de los casos de encefalitis evolucionan favorablemente con el tratamiento adecuado. Los pacientes presentan síntomas como fiebre, dolor de cabeza, náuseas y vómitos, junto con otros síntomas de disfunción del sistema nervioso, y se suelen recuperar en pocas semanas, sin complicaciones a largo plazo", ha destacado Trillo.

Sin embargo, ha añadido que "los casos graves conllevan un alto riesgo de mortalidad y secuelas discapacitantes como desarrollo de epilepsia, déficits motores, síntomas cognitivos, trastornos en el comportamiento y trastornos del aprendizaje, con especial importancia en el desarrollo de los niños afectados.".

Además, ha repuntado la necesidad de un mejor control sanitario acompañado del desarrollo de nuevas vacunas que podrían favorecer la disminución de esta enfermedad.

Según los especialistas, evitar ingerir agua o alimentos en mal estado, protegerse de picaduras de insectos, especialmente en climas tropicales, o mordeduras de animales portadores, vacunarse de forma adecuada a la hora de realizar viajes, vacunar a los animales domésticos y a nuestros hijos, son los principales métodos preventivos de encefalitis.