18 de febrero: Día Internacional del Síndrome de Asperger


  • Noticias Médicas
El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados. El acceso al contenido completo es sólo para profesionales sanitarios registrados.

Hoy martes 18 de febrero, coincidiendo con la fecha de nacimiento del psiquiatra austriaco Hans Asperger, se celebra una nueva edición del Día Internacional del Síndrome de Asperger, con el fin de concienciar sobre esta enfermedad, considerada uno de los trastornos del espectro autista (TEA) más habituales.

El síndrome de Asperger se identifica bajo la denominación de TEA sin discapacidad. En este sentido, diversos estudios de prevalencia de la discapacidad intelectual en la población infantil y adolescente con TEA (menores de 18 años) apuntan a que podrían representar en torno a un 45-70% del colectivo TEA.

Con motivo de la celebración de este Día Internacional, bajo el lema #Hazespacio, Autismo España reclama el reconocimiento específico del TEA, en el que se incluye el síndrome de Asperger, en los ámbitos normativo y administrativo, como un trastorno con características específicas y necesidades propias, tal como ya está reconocido por la comunidad científica y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con esta campaña, reivindica una mejora en el reconocimiento de las necesidades de las personas con síndrome de Asperger en los sistemas de valoración de la discapacidad y de la situación de dependencia, así como la incorporación del TEA de manera específica en la normativa española, para garantizar la eliminación de los vacíos existentes en la actualidad y acabar con las discriminaciones que sufre el colectivo en ámbitos como la educación o el empleo.

Según lamenta Autismo España, hasta la fecha todas las regulaciones que identifican a colectivos vulnerables relacionados con la discapacidad emplean la fórmula 'personas con parálisis cerebral', 'personas con enfermedad mental', 'personas con discapacidad intelectual con un grado de minusvalía reconocido igual o superior al 33%', quedando el colectivo TEA (incluidas las personas con síndrome de Asperger) fuera de cualquier reconocimiento de derechos.

Según la asociación, muchas personas con síndrome de Asperger no disponen del certificado de discapacidad, lo que les dificulta solicitar adaptaciones en el puesto de trabajo y les impide ser contratadas dentro del cupo del 2% de contratos de discapacidad al que están obligadas las empresas de más de 50 trabajadores.

Por lo que respecta al empleo público, tampoco pueden optar a las adaptaciones necesarias en los exámenes de las oposiciones. Por ello, desde Autismo España reclaman que, aunque las personas con síndrome de

Asperger no dispongan de certificado de discapacidad, "se garantice la adaptación de los procesos de acceso al empleo público y el posterior apoyo en el puesto, y que se reconozca específicamente a las personas con TEA como beneficiarias de los programas de empleo con apoyo"

En el ámbito de la educación, los alumnos con síndrome de Asperger, al no tener discapacidad intelectual asociada, quedan excluidos de las becas y ayudas para el alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Por ello, desde Autismo España persiguen tanto el reconocimiento específico de las personas con TEA como beneficiarias directas de esas ayudas como la inclusión del diagnóstico de TEA en la convocatoria de las mismas, como documentación acreditativa de la necesidad específica de apoyo educativo, en caso de no disponer de los certificados determinados en la convocatoria.